Historia de una mariposa…

Sofá mariposa, Edward Barber & Jay Osgerby, 2014     VITRA

«Diseñar un sofá no resulta muy interesante, a menos que uno lo contemple desde una perspectiva totalmente nueva», explica Jay Osgerby, mientras se pone cómodo en él. El sofá Mariposa irradia comodidad y un espíritu abierto generoso, pero sigue siendo discreto gracias a sus proporciones compensadas. Su extraordinario confort viene dado, por un parte, por su agradable y suave acolchado, que logra que el usuario esté en cierto modo rodeado de cojines y que nunca entre en contacto con una parte dura. Por otra parte, también se relaciona con un refinado mecanismo de ajuste de los respaldos laterales y traseros que permiten ajustar la posición de asiento o de estiramiento del usuario. No obstante, esta función del sofá Mariposa no queda expuesta a la vista: los respaldos laterales y posteriores se pueden ajustar sin ruido y de forma continua en aprox. 30º, pasando desde una posición erguida hacia una ligeramente doblada hacia afuera y viceversa. La resistencia está configurada de tal forma que los respaldos no se mueven al recostarse de forma normal, pero sí se desplazan de la forma deseada si se aplica una mayor presión. Esta flexibilidad le permite a cada usuario encontrar la posición más cómoda para él. Gracias a la gran profundidad del asiento dos personas se pueden sentar cómodamente una frente a otra en posición longitudinal, por ejemplo, para mantener una conversación o leer conjuntamente. Así, el sofá Mariposa invita a elevar los pies y a ponerse cómodo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies